Hospédate en Belfast la ciudad donde se construyó el Titanic

Belfast es la capital de Irlanda del Norte, una ciudad llena de historia leyendas y recuerdos que ha inspirado a grandes autores, se cree que las Cavehill, unas de las colinas que la circunda sirvió de inspiración a Jonathan Swift para escribir su famosa novela Los viajes de Gulliver; el autor imaginaba que la colina era un gigante dormido que protegía la ciudad.

La localización de Belfast la convirtió en un punto ideal para albergar la industria de construcción naval, lo que la hizo una ciudad famosa que a principios del siglo XX contaba con el astillero Harland and Wolff, el mayor del mundo, donde se construyó el barco más famoso de todos los tiempos el Titanic, cuya historia ha sido relatada en famosos producciones del séptimo arte.

Las oficinas de diseño y dibujo de la empresa se encontraban ubicadas en Belfast’s Queen’s Road, muy cerca del astillero donde fue construido el famoso transatlántico británico, el más grande del mundo para ese momento. Dicha edificación recientemente ha sido transformada en un lujoso hospedaje de cuatro estrellas, que conserva un aparte importante de la historia marítima de la ciudad.

Titanic Hotel Belfast

El edificio donde ahora se alberga el Titanic Hotel Belfast data de finales de la década de 1880, cuando la empresa estaba en plena expansión, los materiales utilizados para la construcción de la edificación fueron los mismos utilizados en sus barcos vigas de acero remachadas, azulejos, madera de alta calidad y resistencia y yeso decorativo, elementos que aún están presentes en la estructura y decoración.

titanic hotel belfast

El hotel dispone de 119 habitaciones ubicadas en cuatro plantas, todas ellas con decoración de estilo marítimo que hace honor a la historia del Titanic y ofrecen a los huéspedes espectaculares vistas a los astilleros de la ciudad; son amplias y cómodas y cuentan con todos los adelantos tecnológicos actuales para brindar un gran confort a quienes se hospedan en el Titanic Hotel Belfast

Las amplias salas de dibujo se han convertido en un bar, cuya barra principal está decorada con azulejos idénticos a los utilizados en la piscina del Titanic y en él se sirve una espléndida selección de licores y cócteles, la otra sala se ha destinado a crear un magnífico salón de fiestas y eventos que tiene capacidad para albergar 250 personas.

El Titanic Hotel Belfast conserva algunas áreas históricas como la central telefónica que recibió la primera notificación luego que el famoso trasatlántico colisionara con un Iceberg, estas áreas están abiertas a los huéspedes y son uno de los más grandes atractivos turísticos del hotel.

Leave a Reply